Tras haber considerado los argumentos expuestos por compañeros de nuestra facultad y otros miembros de esta comunidad universitaria, recogidos en este documento, la Delegación de Estudiantes de Ingenierías Informática y de Telecomunicación ha llegado a la conclusión de que la UGRApp constituye un paso atrás en el compromiso de esta Universidad con el uso de software libre; supone, como mínimo, un riesgo de que datos personales de estudiantes acaben siendo cedidos a una entidad privada; no ofrece garantías de que ciertos servicios que ofrece sean suficientemente seguros; supone una merma en la autonomía de la UGR para tomar decisiones sobre los servicios informáticos que ofrece a sus estudiantes; profundiza la influencia que el banco Santander tiene en nuestra Universidad, y ofrece una funcionalidad muy limitada (ya disponible a través de otros medios) a cambio de una saturación de publicidad del Santander y otras compañías que este banco decida anunciar.

Por estas razones, recomendamos al estudiantado de la Universidad de Granada no usar esta aplicación, tanto para protegerse del riesgo que puede suponer como para mostrar su oposición a la misma.

Pedimos a la UGR que retire esta aplicación o, si esto no es posible porque no tienen la capacidad de hacerlo, al menos deje de publicitarla como una app oficial de la Universidad. Demandamos, también, que se dé una respuesta clara a las dudas que se plantean en el documento anteriormente citado. Además, instamos a que se desarrolle una aplicación libre o, en otro caso, se libere una API pública para que aplicaciones libres puedan ser desarrolladas por terceros.

Por último, animamos a la DGE, otras delegaciones de centro, asociaciones de estudiantes y a toda la comunidad universitaria a que se sumen a estas peticiones y recomendaciones que hacemos. La UGR es una de las universidades más importantes de España y la respuesta que demos puede ser determinante para la adopción o no de aplicaciones similares en otras universidades.